Articulos

Sobre “Jefes”

 

David Burliuk Petits russos

David Burliuk  (1.882-1.967) “Pequeños rusos”

Decía la anterior entrada que la sociedad actual necesita el surgimiento y la proliferación de muchos Líderes Horizontales, y que un líder horizontal puede hacer su labor de liderazgo en cualquier lugar del panorama laboral en el que se encuentre.

La palabra “jefe” aún siendo propia del “viejo modelo de trabajo” ahora en tránsito, sigue estando muy presente y en uso en muchos entornos laborales.

Existe una situación que platea importantes retos al líder horizontal: en ocasiones en los trabajos nos encontramos con jefes conflictivos o incluso, en algún aspecto, incompetentes. Son líderes que por una causa o por otra generan mal ambiente de trabajo. Puede ser que se generalice en el entorno un miedo a equivocarnos, o a no cumplir las expectativas; o que a menudo nos encontremos con directrices contradictorias y ambiguas, y que nos encontremos que el jefe retrasa excesivamente decisiones importantes para el desarrollo del trabajo del equipo.

Podría ser que sus criterios para resolver algunos problemas sean claramente ineficaces, que es incapaz de escuchar lo que tienen que aportar sus equipos, o tal vez que adopta decisiones injustas, sin respeto para las personas afectadas.

Estos u otros motivos hacen especialmente difícil el mantener un ambiente de trabajo distendido, motivador, cooperativo, eficaz y productivo para todos.

Al pasar tantas horas al día juntos, las relaciones en el trabajo, y esto incluye la relación entre jefes y empleados, pueden resultar tan intensas como las relaciones familiares y entre amigos. Los líderes o jefes incompetentes son un problema, no sólo para sus equipos sino para toda la organización. Un estudio del psicólogo Iñaki Piñuel en el año 2005 mostraba que el 36% de los trabajadores españoles si pudieran “harían examinar a su jefe por un psicólogo”.

Pero cómo podría distinguirse un líder horizontal ante éste problema con el que se encuentra tanto él como todos sus compañeros y su entorno laboral en una situación así. Veamos.

Sigue leyendo

Anuncios
Estándar
Articulos

Liderazgo horizontal

IMG-20160511-WA0004

Las Islas Medas, desde el Estartit (Girona)

Es un virus contagioso totalmente benigno. Es más, todo el mundo lo lleva dentro, y sólo hay que permitirle que se expanda, ayudarle a que se haga fuerte, cultivarle con cariño, regarle y dejar que emerja y se muestre al mundo como un humilde regalo. Se llama “Liderazgo Horizontal” y como su propio nombre indica trae nuevos horizontes.

Se haya instalado en el mismísimo núcleo de la esencia de todo ser humano y no se le conoce antídoto ni vacuna. Lo único posible es inhibirle, osea dejarle dormido.

Es el tipo de liderazgo necesario para la reconstrucción social y económica en la que está envuelto el mundo.

Líderes horizontales son ese tipo de personas incrustadas a lo largo y ancho del tejido social, silenciosos, no hacen ruido pero emiten melodías de fondo que transmiten buenas vibraciones. Están comprometidos en aportar soluciones allí donde surgen problemas.

Les gusta el trabajo en equipo aunque se sienten cómodos encargándose, ellos solos, de diferentes tareas. Han aprendido a escuchar y a tener en cuenta lo que escuchan.

Dialogan, proponen, se responsabilizan y como buenos “aikidokas”, rápidamente cambian la energía del ataque por la danza. No les gusta quejarse sino exponer y proponer. Aprovechan cualquier resquicio para respirar, sonreír e introducir alguna broma.

Reconocen sus brotes de ira y tratan siempre de transmutarla en energía creativa. Algunos han estudiado importantes carreras, otros han aprendido un oficio, otros han venido de un país lejano.

No son amigos de decirle a los demás lo que tienen que hacer, pero proponen indican, opinan, preguntan, enseñan, si hay que hacerlo dan directrices, evalúan y agradecen.

Sigue leyendo

Estándar
Articulos, Libros

Libro “Reinventar las organizaciones”

REINVENTAR las Organizaciones

Frederic Laloux ha escrito un libro revolucionario para el mundo de la empresa y para el mundo del Trabajo en general.

Está escrito desde el corazón e impregnado de una dilatada experiencia y de una aguda inteligencia; una combinación perfecta.

Expone de forma detallada y con datos contrastados, cómo el próximo estadio evolutivo en la organización de las empresas, de las corporaciones y de los colectivos humanos está ya siendo una realidad palpable en algunas organizaciones de vanguardia que él ha ido conociendo y estudiando. Y explica cuales son las características comunes que están emergiendo de manera orgánica en todos esos casos.

Lejos de ser únicamente un libro más de management, es también un libro que plasma de forma práctica las teorías del desarrollo de la conciencia y de la teoría evolutiva del ser humano. Expone magistralmente y al mismo tiempo accesible para “no expertos” las diferentes etapas y características que desde una perspectiva histórica fueron atravesando las sociedades humanas en las formas de “agruparse para trabajar y como cada vez ha surgido un nuevo modelo de organización, ampliamente superior al precedente”.

Y como núcleo principal de su trabajo, Leloux expone y desarrolla el surgimiento de las, por él llamadas, “organizaciones teal”, las que él considera la plasmación del siguiente nivel evolutivo tanto de la concepción del Trabajo como de la organización del mismo en sus diferentes modalidades (empresas grandes o pequeñas, públicas o privadas, corporaciones, ongs, asociaciones etc). Los ejes fundamentales de dichas organizaciones son: la Autogestión, la Plenitud y el Propósito evolutivo.

El libro viene avalado, en su edición en lengua inglesa, por un excelente prólogo del escritor e investigador Ken Wilber, considerado por muchos uno de los principales estudiosos de la conciencia, la psicología transpersonal y el conocido como “enfoque integral”.

Sigue leyendo

Estándar
Articulos

¿Es el Trabajo un castigo divino?

Camareros Banquete nupcial BRUEGEL

Sirviendo en el banquete nupcial. Pieter Bruegel

Junto con el sueño, el trabajo es el área a la que más tiempo dedicamos, ya sea éste un trabajo remunerado, doméstico o de cualquier tipo. Aproximadamente un tercio de nuestra vida la destinamos a trabajar. ¿No merece esto una reflexión profunda sobre nuestra relación personal con él?

En el trabajo nos relacionamos con otros, nos implicamos física, mental y emocionalmente. Vivimos éxitos, decepciones, preocupaciones, alegrías, esperanzas, satisfacciones, miedos y fracasos. En el trabajo obtenemos aprendizajes importantes. Hacemos amigos y, a veces, enemigos. En muchas ocasiones, hasta nos enamoramos en el trabajo. Obtenemos y perdemos dinero. Conseguir trabajo, cambiar de trabajo o quedarnos sin trabajo son hechos trascendentales en nuestras vidas que marcan en ellas un antes y un después.

Y el trabajo, ¿es acaso un castigo divino? En nuestra cultura se ha dado por supuesto. En la mitología ancestral, Adán y Eva pecaron y fueron expulsados del Paraíso y condenados a “Te ganarás el pan con el sudor de tu frente”. Este mito se encuentra incrustado en lo más profundo del nuestro inconsciente colectivo y da por supuesto que todos somos pecadores y, por tanto, culpables. Presupone a un dios castigador y vengativo que nos condenó ¡a trabajar!

Sigue leyendo

Estándar
Articulos

Mentes unidas e inspiración

Cuando en la vida cotidiana alguien cercano, sea un amigo, un compañero de trabajo, un familiar, tiene una idea brillante y la expresa en medio de una conversación o en una reunión de trabajo, todos en su entorno lo percibimos, y nos damos cuenta de que es una buena idea que, al surgir y ser captada por nuestras mentes, al instante la reconocemos porque ofrece soluciones, encaja en lo que necesitamos, nos aporta entusiasmo, nos empuja hacia adelante.

Entonces a menudo le decimos: “oye realmente estás muy inspirado, ¡ésta es una idea brillante!”

La inspiración es una palabra que se compone de “IN” que significa “dentro”, y “SPIRARE”, verbo soplar que deriva al latín “spiritus”. Inspiración no solo se usa para la acción de introducir aire en los pulmones, sino también para la necesaria iluminación del espíritu, previa a cualquier creación humana.

Podemos llegar a la conclusión de que estar “inspirado” es estar conectado con la fuente interior de la que emanan las buenas ideas.

Pero ¿qué podemos hacer para tener y aportar ideas inspiradas? Veamos:

Sigue leyendo

Estándar