Articulos

El valor de la auto-conciencia

kazimir malevich torso.2

Kazimir Malévich (1.878-1.935)

… todos tenemos una vida distinta del “yo” de la conciencia ordinaria, una vida que está intentando vivir a través del “yo” que es su contenedor… Toma tiempo y experiencia sentir la diferencia entre ambas; sentir que, por debajo de la superficie de aquella experiencia que considero mi vida, hay una vida más profunda y más verdadera esperando a ser reconocida.

Parker Palmer “Let Your Life Speak” (Deja que tu vida hable)

Trabajar con corazón es al mismo tiempo una utopía y un reto realizable para todos y cada uno de nosotros.

Históricamente en nuestra mente colectiva el trabajo ha tenido un componente de lucha, competitividad, sacrificio, obligación, supervivencia, sumisión, y también de privilegio, valoración, estatus social, poder, o enriquecimiento.

Si estamos condicionados por todos estos programas mentales, ancestrales, estemos en la situación que estemos vamos a reproducirlos en nuestra experiencia de vida y laboral.

Para poder trabajar con corazón necesitamos limpiar nuestra mente de toda esta programación. En otras palabras, requiere un proceso de purificación de nuestro ego personal y colectivo. Ampliar nuestro estado de conciencia, abrirnos a ver la cosas de otras maneras

Llamamos “auto-conciencia” a la capacidad de darnos cuenta de lo que ocurre dentro de nuestra mente, de nuestro sentir, de nuestras emociones. Sentir, observar y escuchar… adentro. Es el proceso mediante el cual las personas adquirimos conocimiento de cómo funcionamos interiormente y cómo ello se refleja en el exterior en forma de comportamientos o actitudes.

Todo camino de evolución y mejora personal y social pasa por mejorar la capacidad de hacernos más conscientes de nosotros mismos. Es el famoso “conócete a ti mismo” de muchas tradiciones; ir depurando nuestro ego de manera que podamos sentir y expresar cada vez más nuestra auténtica naturaleza o esencia personal y colectiva.

Si no entrenamos nuestra capacidad de ser conscientes, inevitablemente somos producto de los procesos inconscientes “automáticos” que ocurren en nuestro interior y que se manifiestan en nuestro “exterior” en forma de reacciones emocionales, conflictos, temores, mecanismos de defensa.

Sigue leyendo

Anuncios
Estándar