Articulos

Liderazgo horizontal

IMG-20160511-WA0004

Las Islas Medas, desde el Estartit (Girona)

Es un virus contagioso totalmente benigno. Es más, todo el mundo lo lleva dentro, y sólo hay que permitirle que se expanda, ayudarle a que se haga fuerte, cultivarle con cariño, regarle y dejar que emerja y se muestre al mundo como un humilde regalo. Se llama “Liderazgo Horizontal” y como su propio nombre indica trae nuevos horizontes.

Se haya instalado en el mismísimo núcleo de la esencia de todo ser humano y no se le conoce antídoto ni vacuna. Lo único posible es inhibirle, osea dejarle dormido.

Es el tipo de liderazgo necesario para la reconstrucción social y económica en la que está envuelto el mundo.

Líderes horizontales son ese tipo de personas incrustadas a lo largo y ancho del tejido social, silenciosos, no hacen ruido pero emiten melodías de fondo que transmiten buenas vibraciones. Están comprometidos en aportar soluciones allí donde surgen problemas.

Les gusta el trabajo en equipo aunque se sienten cómodos encargándose, ellos solos, de diferentes tareas. Han aprendido a escuchar y a tener en cuenta lo que escuchan.

Dialogan, proponen, se responsabilizan y como buenos “aikidokas”, rápidamente cambian la energía del ataque por la danza. No les gusta quejarse sino exponer y proponer. Aprovechan cualquier resquicio para respirar, sonreír e introducir alguna broma.

Reconocen sus brotes de ira y tratan siempre de transmutarla en energía creativa. Algunos han estudiado importantes carreras, otros han aprendido un oficio, otros han venido de un país lejano.

No son amigos de decirle a los demás lo que tienen que hacer, pero proponen indican, opinan, preguntan, enseñan, si hay que hacerlo dan directrices, evalúan y agradecen.

Sigue leyendo

Estándar
Articulos

Mentes unidas e inspiración

Cuando en la vida cotidiana alguien cercano, sea un amigo, un compañero de trabajo, un familiar, tiene una idea brillante y la expresa en medio de una conversación o en una reunión de trabajo, todos en su entorno lo percibimos, y nos damos cuenta de que es una buena idea que, al surgir y ser captada por nuestras mentes, al instante la reconocemos porque ofrece soluciones, encaja en lo que necesitamos, nos aporta entusiasmo, nos empuja hacia adelante.

Entonces a menudo le decimos: “oye realmente estás muy inspirado, ¡ésta es una idea brillante!”

La inspiración es una palabra que se compone de “IN” que significa “dentro”, y “SPIRARE”, verbo soplar que deriva al latín “spiritus”. Inspiración no solo se usa para la acción de introducir aire en los pulmones, sino también para la necesaria iluminación del espíritu, previa a cualquier creación humana.

Podemos llegar a la conclusión de que estar “inspirado” es estar conectado con la fuente interior de la que emanan las buenas ideas.

Pero ¿qué podemos hacer para tener y aportar ideas inspiradas? Veamos:

Sigue leyendo

Estándar