Articulos

La responsabilidad del liderazgo

de viaje

La mejora de la satisfacción laboral, que es de lo que trata este blog, tiene dos responsables o una responsabilidad compartida. Y este blog va dirigido a ambos.

Uno de los responsables es…… cada uno de nosotros, como persona, como trabajador, como empresario, como individuo, cada uno somos auto-responsables de nuestra vida y eso incluye como no podría ser de otra forma el ámbito laboral.

Cada uno tenemos la posibilidad de reflexionar, tomar decisiones, jugar nuestras cartas en el Juego Social del Trabajo, manejar nuestras emociones, cambiar nuestras percepciones erróneas, encontrar la satisfacción en lugar de instalarnos en el victimismo. Buena parte de los contenidos que se vierten en este sitio van dirigidos a esta toma de responsabilidad personal.

Pero hay otro sujeto responsable al que no queremos dejar olvidado: todas las personas que ocupan posiciones o tienen vocación de liderazgo. Directivos de empresas, empresarios, ceos, responsables de recursos humanos, políticos, consultores, generadores de cultura organizativa, etc.etc. Y además aquí incluimos también a todos los líderes horizontales, que aunque no ocuparan posiciones directivas, ejercen su capacidad de influencia, trabajando con corazón. Así que el liderazgo no está limitado al equipo de directivos.

Como dicen Dave y Wendy Ulrich en su libro El_sentido_de_trabajar:

“Los líderes son generadores de sentido: fijan una dirección que los demás aspiran a seguir; fomentan que otros colaboren para hacer un buen trabajo; comunican ideas e invierten en prácticas que influyen cómo piensan, actúan y se sienten los demás. ……. Cuando los líderes hacen que el trabajo tenga sentido, contribuyen a crear organizaciones fértiles, en las que los empleados actúan sobre una proposición de valor basada en el sentido además de en el dinero.”

En la etapa actual de replanteamientos y de transformación social profunda, la responsabilidad de las personas con vocación de liderazgo es crucial para favorecer las condiciones, el ambiente y la cultura que lleve a las organizaciones a mejorar la experiencia laboral de sus equipos y de las personas que los forman.

Sigue leyendo

Anuncios
Estándar
Articulos

El valor de la auto-conciencia

kazimir malevich torso.2

Kazimir Malévich (1.878-1.935)

… todos tenemos una vida distinta del “yo” de la conciencia ordinaria, una vida que está intentando vivir a través del “yo” que es su contenedor… Toma tiempo y experiencia sentir la diferencia entre ambas; sentir que, por debajo de la superficie de aquella experiencia que considero mi vida, hay una vida más profunda y más verdadera esperando a ser reconocida.

Parker Palmer “Let Your Life Speak” (Deja que tu vida hable)

Trabajar con corazón es al mismo tiempo una utopía y un reto realizable para todos y cada uno de nosotros.

Históricamente en nuestra mente colectiva el trabajo ha tenido un componente de lucha, competitividad, sacrificio, obligación, supervivencia, sumisión, y también de privilegio, valoración, estatus social, poder, o enriquecimiento.

Si estamos condicionados por todos estos programas mentales, ancestrales, estemos en la situación que estemos vamos a reproducirlos en nuestra experiencia de vida y laboral.

Para poder trabajar con corazón necesitamos limpiar nuestra mente de toda esta programación. En otras palabras, requiere un proceso de purificación de nuestro ego personal y colectivo. Ampliar nuestro estado de conciencia, abrirnos a ver la cosas de otras maneras

Llamamos “auto-conciencia” a la capacidad de darnos cuenta de lo que ocurre dentro de nuestra mente, de nuestro sentir, de nuestras emociones. Sentir, observar y escuchar… adentro. Es el proceso mediante el cual las personas adquirimos conocimiento de cómo funcionamos interiormente y cómo ello se refleja en el exterior en forma de comportamientos o actitudes.

Todo camino de evolución y mejora personal y social pasa por mejorar la capacidad de hacernos más conscientes de nosotros mismos. Es el famoso “conócete a ti mismo” de muchas tradiciones; ir depurando nuestro ego de manera que podamos sentir y expresar cada vez más nuestra auténtica naturaleza o esencia personal y colectiva.

Si no entrenamos nuestra capacidad de ser conscientes, inevitablemente somos producto de los procesos inconscientes “automáticos” que ocurren en nuestro interior y que se manifiestan en nuestro “exterior” en forma de reacciones emocionales, conflictos, temores, mecanismos de defensa.

Sigue leyendo

Estándar
Articulos

¿Es el Trabajo un castigo divino?

Camareros Banquete nupcial BRUEGEL

Sirviendo en el banquete nupcial. Pieter Bruegel

Junto con el sueño, el trabajo es el área a la que más tiempo dedicamos, ya sea éste un trabajo remunerado, doméstico o de cualquier tipo. Aproximadamente un tercio de nuestra vida la destinamos a trabajar. ¿No merece esto una reflexión profunda sobre nuestra relación personal con él?

En el trabajo nos relacionamos con otros, nos implicamos física, mental y emocionalmente. Vivimos éxitos, decepciones, preocupaciones, alegrías, esperanzas, satisfacciones, miedos y fracasos. En el trabajo obtenemos aprendizajes importantes. Hacemos amigos y, a veces, enemigos. En muchas ocasiones, hasta nos enamoramos en el trabajo. Obtenemos y perdemos dinero. Conseguir trabajo, cambiar de trabajo o quedarnos sin trabajo son hechos trascendentales en nuestras vidas que marcan en ellas un antes y un después.

Y el trabajo, ¿es acaso un castigo divino? En nuestra cultura se ha dado por supuesto. En la mitología ancestral, Adán y Eva pecaron y fueron expulsados del Paraíso y condenados a “Te ganarás el pan con el sudor de tu frente”. Este mito se encuentra incrustado en lo más profundo del nuestro inconsciente colectivo y da por supuesto que todos somos pecadores y, por tanto, culpables. Presupone a un dios castigador y vengativo que nos condenó ¡a trabajar!

Sigue leyendo

Estándar